Image    Planeta

11 febr 2013 - 15:51
Si el primer Smartphone que tuve hubiera sido como este, no habría muerto en un baño en la playa una bonita tarde de verano. Los teléfonos ya lo hacen casi todo, pueden vigilar nuestro coche, nuestra conducción, nuestra residencia o hacer de canguro, pero son demasiado delicados. Nos hemos acostumbrado a que nos ayuden a un millar de cosas, y de repente un solo movimiento en falso, y se rompen como el cristal o se ahogan en un vaso de agua como si fueran el Titanic. Algún día todos los teléfonos serán como éste.

El MTT Smart Multimedia es un teléfono Android sumergible, ligero, con capacidad para dos tarjetas SIM, con una pantalla de 3,5" de diagonal (8,89 cm) ya un precio extraordinario para el conjunto de prestaciones que nos ofrece.

A destacar su resistencia en condiciones de trabajo duras, especialmente indicado para trabajo en obras talleres y en general ambientes de trabajo que pueden suponer caídas y humedad.

Admite dos tarjetas SIM, lo que lo hace muy adecuado para llevar una línea de la empresa y una particular, sin necesidad de cambiar de teléfono. También resulta conveniente para hablar con dos operadoras que ofrezcan tarifas más convenientes a diferentes franjas horarias. Nos permite así llamar por cualquiera de las dos líneas, sin cambiar la tarjeta ni tener que llevar dos móviles.

Puntos fuertes:

  • Resistente
  • Capacidad para dos tarjetas SIM
  • Poco peso (209 gramos)
  • El precio

Puntos mejorables:

  • El tamaño de la pantalla, aunque es adecuada para hablar, podría ser justa para un uso intensivo.

Web:
28 oct 2012 - 02:21
Hace poco una prima me hizo algunas preguntas, y le contesté estas líneas, en castellano.
Me gustaria explicarte algunas cosas, con mucho cariño.

Este es un proceso en positivo a favor de Catalunya, que no va en contra de nadie, y menos contra España. Que intenta encontrar el encaje para que en este país (Catalunya) se puedan hacer las cosas 'normales' que se pueden hacer en cualquier otro, que tiene muy claro que Catalunya està al lado de Espanya y que siempre lo estará, y que aspira a convivir como buenos vecinos y, precisamente, sin prohibiciones.

Cuando digo mi país me refiero a Catalunya, que no es hoy un país normal por muchísimos motivos, baste indicar que la policía no sólo no habla la lengua de mis hijos, mis padres y mis abuelos, sino que nunca ha hecho el más mínimo esfuerzo en aprenderla ni en respetarla, y eso inevitablemente me recuerda las antiguas colonias. En todos los países normales que conozco, y conozco algunos, excepto en las antiguas colonias, la policia conoce y respeta la lengua del país. Paradójicamente, las restricciones nos han devuelto la conciencia de país de nuestros abuelos.

No sólo nadie habla aquí de prohibir el castellano, sino que se habla de darle un estatus especial muy alto, casi, o incluso sin casi, equivalente al Catalan. Puesto que, por los motivos que sea, es una lengua que todo el mundo entiende, que aun hoy se enseña, en la que aún hoy se proyecta el 98% de las peliculas, en la que puedes leer la gran mayoria de la prensa, las revistas, los libros, la publicidad, oir en la televisión, en las sentencias judiciales, nuestros pasaportes, organismos oficiales, empresas estranjeras, ... la lista es interminable.

Creo que precisamente debido a lo difícil que ha sido intentar que nuestras actividades 'normales' se puedan realizar en nuestra lengua 'normal' (justamente a esto me referia al hablar de 'un país normal'), después de más de 30 años de intentarlo de todas las formas posibles, la gente ya esta muy cansada de tantas injerencias, de tantas salidas de tono, y estamos vacunados contra este tipo de restricciones.

Como bien sabes me interesan las lenguas, además del castellano y el catalán, conozco algunas otras, y creo que conocer más lenguas me da, por encima de todo, la posibilidad de entenderme con más personas, que al final es lo que me gusta, de conocer otras formas de ver las cosas, de ser creativo en las soluciones.

Pero es que además la lengua ya no es lo importante en este proceso, lo importante es la libertad, y esto es fantastico. Aquí no se defiende una lengua sino la libertad de hablar en tu lengua, por ejemplo, que es muy diferente, y esto resta por fin protagonismo a la lengua. Paradójicamente, las restricciones nos han traido más libertad, más tranquilidad, más seguridad, es decir más 'normalidad'.

Así es que no te preocupes, porque nuestras gentes estan condenadas a entenderse y en cuanto a mí, puedes seguir hablandome en lo que más te apetezca, no es esto lo más normal?

Pàgines